miércoles, 14 de diciembre de 2016

Deshoja los pétalos de la maravilla



Author: White And Red Rose Petals by Marina Shemesh 
Licence: Public domain license. Please check author page for more information.
deshoja los pétalos
de la maravilla de tu cuerpo
disfruta tu propia humedad
y has de tus gemidos
un vocabulario pecaminoso
entrega beligerante tu cuerpo
a su cuerpo beligerante
y alcanza la catártica 
comprensión de la vida
y el universo
duerme y sé feliz
y nunca le niegues 
espacio a la verdad
porque desde sus regiones 
más íntimas esta da origen
a las rutas del deseo
a las rutas de los encuentros
fundacionales del amor…


Eric Alvarez © 2016

sábado, 6 de febrero de 2016

Un hombre en el delirio



Foto por Eric Alvarez © 2016


puedo ser el hombrecito desesperado
que tirado sobre el escritorio mira aterrado 
esa computadora que parece querer aplastarlo
o que busca algún significado
alguna respuesta o algún aliento
de una luna que parece estar alambrada
pero no lo está y tal vez solo espera
el momento propicio para significar
responder o alentar aunque no lo parezca 
puedo ser el hombrecito con su cabeza tal vez atada 
o tal vez agarrada firme con sus brazos improbables
para que no continúe en el vuelo
de su soledad y sus más amargos delirios 
puedo ser ese hombrecito 
en esa escena surreal
traída al mundo de lo real desesperante
sin ilusiones románticas
con la comprensión de que aquello 
que llaman amor
puede también dejar a cualquiera
como ha dejado a este hombrecito 
abrumado e inmerso en una histeria incontrolable
que se alimenta de las sombras
que se alimenta de los matices de la luz
que anticipa el golpe mortal
de las violetas violentas y homicidas
en el jardín circular de los sentidos
en el remolino interior de las palabras
como una mirada perdida
como un beso que fallece


Eric Alvarez © 2016

domingo, 13 de diciembre de 2015

Luz entre sábanas






soy la luz que se sumerge
en las sábanas que preservan 
el rastro del amor 
soy la luz anclada
en una luminosidad marina
mi luz es mayor 
que todas las sublimaciones
las capas de telas
que acaricio 
cubren los cuerpos
y preservan la tibieza
mientras cada manta
que deshojo 
deja al descubierto
los cuerpos y sus mentiras
soy la luz sobre una cama
y eso es todo lo que soy…

Eric Alvarez 

Eric Alvarez Texto y foto © 2015-12-13



domingo, 6 de diciembre de 2015

Poema en cinco minutos







es absurdo que te escriba
entre tanta prisa 
y ese libro que espera
por mí para levantarse
que te escriba a pesar
de la distancia que nos separa
como se separan las cruces
donde se crucifican
mártires sin milagros
que te escriba armado
del recuerdo como un sueño
como un delirio
al que acuden tus ojos
penetrantes como el silencio
dos veces como el sol y la luna
ya tiernos y observadores
ya fijos y desafiantes
una noche húmeda frente al mar
pero yo solo tengo cinco minutos
y una caja de juguetes por armar




Eric Alvarez © diciembre 2015 (Fotografía y texto)

domingo, 14 de junio de 2015

Segunda danza del recato



Madonna (Edvard Munch, 1894-1895)
tras algunos años de distancia
que se alzan imponentes
como un precipicio
y ante las ondulaciones etéreas de tu cuerpo
y los rastros y señas de tu piel
y tantos otros rasgos olvidados 
tu danza del recato
es el ejercicio de los misterios 
que me conduce al deseo de recordar
el recuerdo del deseo del pecado
anclado en las fuerzas del infierno
yo recuerdo lo que nunca más
podré recordar sin llorar 
tus ojos sortílegos y tenebrosos
armados de conjuros
poblados de rosas verdes 
de almendras indefinibles
que crecen en un jardín y sus laberintos
tu cuerpo alado y dichoso
revoloteando sobre el acantilado 
tu mirada de ave sigilosa
intrigante e incisivamente fija
en mis ojos sin destino

la transfiguración comenzó aquella noche
cuando en el salón oscuro
de los disfraces evidentes
de aquel teatro sin luces
se cruzaron las miradas
del acercamiento imposible
una apuesta arriesgada
temible e improbable
más tarde sería un código libertario 
mientras te perseguía 
en los espacios deformes
de aquel lugar cuestionable

dicen sabes que estas cosas
terminan como comienzan
y como terminan las lluvias de las tormentas
con su furia dejan tras de si 
el líquido rostro de su paso
como el derroche de energía de un orgasmo
que anuncia la muerte
y anuncia la vida
y anuncia dioses y arcángeles
con sus lanzas carnales
que luego se deshacen en la fantasía
de evangelios y cínicos apóstoles
como una penetración violenta que se diluye
en el libido consumado

como comienzan terminan
como la pasión que se diluye sin remedio
súbitas y sangrantes 
intensas e infinitas de promesas 
que nadie podrá cumplir
porque estas cosas son así
terminan como comienzan
hasta consumarse en el ciclo inevitable
de todas las cosas y todo lo existente
sin soluciones radicales y definitivas
la muerte arranca vida de sus entrañas
la vida es putrefacta y despreciable 
y será solo el vértigo
y serán solo las lágrimas
y la danza pudorosa del recato
y las ramas secas y deshechas
en el ritual puntilloso de quien fallece
yo aguardaré paciente y callado
en mis ignorancias y mis carencias
en mis inútiles recuerdos de enamorado…

Junio 6, 2015 
12:55 am

Eric Alvarez ©2015. Todos los derechos reservados.

domingo, 5 de abril de 2015

Ritual sin respuestas



Gustav Moreau. Estudio Abstracto. Circa 1890

peno por lo que sé
y por lo que desconozco
peno por mis atrevimientos fundados
y por aquellas insolencias 
desbocadas por la ignorancia
peno por ser consciente
y por no serlo también peno
el dolor no marchita 
sus ilusiones y sus delirios
la serpiente negra 
de alas rugosas y rojas 
desciende de lo eterno 
exige mi vida en sacrificio
yo no puedo negarme
ya no tengo respuestas
de mis manos mutiladas 
y sangrantes 
ya no florecen pájaros 
como mariposas
para conjurar la angustia
como antes la conjuraban
sus ojos de bestia paralizante
se fijan en mi rostro
yo afirmo
me entrego

Eric Alvarez © 2015-04-05 • Todos los derechos reservados.

jueves, 25 de diciembre de 2014

Postal de Navidad




Aunque no llegará a tiempo este mensaje, al menos hice el intento de hacértelo llegar, tan vergonzosamente repetido y común, lo sé, pues no hay nada nuevo que pueda compartir o decir, porque todo lo que podía decir, y todo lo que podía compartir, se ha ido diluyendo sin formas ni coordenadas precisas, entre mis bolsillos vacíos y mis defensas frente a lo incierto. Todo viaja como una nostalgia, consciente de que cada día se acercan más los cercos y los momentos de transfiguración desde la raíz de mi último aliento, para buscar vías para volver a descubrirme, y tal vez revivir desde mis improbabilidades diversas, desde mi muerte lenta, para reencontrarme redimido en otros lugares de los espacios elementales de los espíritus, en universos geométricamente expandidos. Pero eso no me impide desear, y decírtelo, que seas feliz junto a todo aquello que más amas. Que seas, por qué no reafirmarlo con valor y entrega, totalmente feliz desde este instante infinitesimal del tiempo que se desliza hacia el nuevo año, y así también hacia los siguientes, como los personajes de algún poema —que una vez escribí con cierto optimismo que la realidad ha derrotado— los cuales ahora bastaría se encarnen en ti, dichosa, divina, y alada, como ellos. Ese deseo intenso, y esa imagen bajo la que escribo, tal vez puedan ser, finalmente, mi buen regalo con vocación definitiva, y quien sabe si postrera, en ésta, una extraña Navidad más.

viernes, 7 de noviembre de 2014

Ilusión de otoño



Foto por Yrsa © 2007
te alimento
 te nutro
vives gracias a mi 
y me alimentas
me nutres
vivo gracias a ti

y algún día
aunque seguirás viviendo
yo que deseo imaginarme 
vivo y fuerte
en realidad estaré sintiendo
desde mis entrañas
la abundancia de la angustia
que enumero aquí desesperado 
el dolor de mis heridas
el paso mortuorio 
de mi enfermedad centenaria,
la debilidad inevitable 
de mis pasos mortificados
el hedor amargo 
de mis órganos 
putrefactos e inservibles 
el ruinoso quejido de mis huesos 
que van quebrándose
el imposible pasado 
que no regresará
que ya no regresará
y qué importa
yo que te alimento 
y te nutro en realidad
habré muerto
como badea infértil 
seca e improbable

tú frágil caballero 
de los tiempos que fueron
aquellos que se alejaron 
con los signos del universo
tú parásito insalvable 
de mis jugos más íntimos
en tu adicción sin cura 
a esta simbiosis mortal
seguirás viviendo
aún de mis despojos 
hasta mi último gusano
hasta el último efluvio 
de mi fétida carroña
hasta la inevitable entrega
de tu alma y de tu cuerpo
a tus hambrientos 
y militantes demonios

cuando de mí ya no bebas
y cuando de mí ya no poseas
sino el envenenado aliento
que pudrirá tus venas
ya no habrán cantos ni banderas
cómplices ni gobiernos
ni tu ambigüedad oportunista
o tus sentencias inapelables
sólo tiempos nuevos
y el rictus escatológico y final
que se trazará en tu boca
cuando por fin no mentirás 
maldito y soberbio y amenazante

y será de otros el deseo 
será de otros el sueño
la imprescindible ilusión
la verdad innegable
y ese otoño vital 

en el que ellos
 libres y vociferantes
sin farsantes y sin miedos
como amantes nuevos
divinos y dichosos 
alzarán vuelo

Eric Alvarez © 2007-nov.

jueves, 9 de octubre de 2014

Moribundos moradores del silencio



Francis Bacon, Three Studies for Figures at the Base of a Crucifixion, 1944, Tate Britain, London

morar en el silencio como en una celda
morir en el silencio como el de una celda
como el de una cueva sin ecos ni testigos
mientras los pájaros violetas vuelan
con sus alas ensangrentadas 
en un mar de esperanzas derrotadas
morir aprisionado por el castigo
que arranca cuerdas y gargantas
y nos lanza al fondo del oscuro calabozo
entre las multitudes festivas
que celebran el acto erótico
y esencial de obturar
al Otro definido
y al Otro indeterminado
en el ejercicio subliminal
del sádico poder
que en el silencio de la celda
de la cueva sin testigos
y ante un mar de pájaros sangrantes
derrama el placer
de su orgasmo asesino 


Eric Alvarez © Todos los derechos reservados.
2014-10-08 

sábado, 30 de agosto de 2014

Ratio decidendi...



Foto por Eric Alvarez © agosto 2014. San Juan, PR

ratio decidendi... Eros... Flaubert... instintos... intimidad de una mujer... un cuerpo de sexo indefinido se asoma para continuar el sudor y los besos... lujuria... vida...