jueves, 9 de octubre de 2014

Moribundos moradores del silencio



Francis Bacon, Three Studies for Figures at the Base of a Crucifixion, 1944, Tate Britain, London

morar en el silencio como en una celda
morir en el silencio como el de una celda
como el de una cueva sin ecos ni testigos
mientras los pájaros violetas vuelan
con sus alas ensangrentadas 
en un mar de esperanzas derrotadas
morir aprisionado por el castigo
que arranca cuerdas y gargantas
y nos lanza al fondo del oscuro calabozo
entre las multitudes festivas
que celebran el acto erótico
y esencial de obturar
al Otro definido
y al Otro indeterminado
en el ejercicio subliminal
del sádico poder
que en el silencio de la celda
de la cueva sin testigos
y ante un mar de pájaros sangrantes
derrama el placer
de su orgasmo asesino 


Eric Alvarez © Todos los derechos reservados.
2014-10-08 

No hay comentarios :

Publicar un comentario